Devocional día 50: Cuando estoy cansado

Mar 26, 2018 | Ocho Decisiones Sanadoras

Sólo en Dios halla descanso mi alma; de él viene mi salvación.
SALMOS 62.1

No pienso con claridad cuando estoy cansado. Cuando no descanso lo suficiente, no puedo dormir bien por la noche; de verdad, mis pensamientos no tienen ni pies ni cabeza. Estoy casi seguro de que no soy el único que tiene que lidiar con este problema. Sin embargo, el asunto es que esto es algo que nos buscamos nosotros mismos por no hacer mejores elecciones.

Después de todo, la vida no se detiene simplemente porque nosotros necesitemos una siesta. Hay proyectos que terminar, decisiones que tomar, personas que ver, fuegos que apagar, y muchísimo más. ¿Quién va a hacer realidad todo esto si nos sentamos y nos quitamos el peso de encima? Este es un verdadero dilema; pero especialmente para aquellos que estamos recorriendo el difícil camino a la recuperación, solo hay una respuesta: tenemos que detenernos y descansar, sin importar si pensamos que podemos permitirnos el lujo de hacerlo o no. Un buen comienzo es pedirle a Dios que bendiga nuestro sueño en la noche y renueve nuestra alma. Luego debemos pedirles a otros que también nos ayuden.

Pidámosles que oren por nuestro descanso adecuado en la noche y cuando se presenten otras oportunidades de descanso. Pero sobre todo, debemos pedirles a nuestros amigos y familiares que nos ayuden a vigilar nuestro estado de ánimo, para poder saber cuándo nuestras reservas están peligrosamente bajas, y así poder tomar las medidas adecuadas. Un poco de sabiduría de los demás rinde muy buenos beneficios.

ORACIÓN
Padre, gracias por bendecir mis ciclos de descanso para que así pueda llevar a cabo lo mejor posible todas las tareas que pones delante de mí. En el nombre de Jesús. Amén.