Devocional día 48: Espere y escuche

Mar 24, 2018 | Uncategorized

Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la
verdad, porque no hablará por su propia cuenta sino que dirá sólo lo
que oiga y les anunciará las cosas por venir.
JUAN 16.13

Recientemente, en camino a una reunión de mi grupo de recuperación, me detuve en una tienda de vecindario para comprar algo de tomar. Cuando me dirigía a la puerta, un hombre que pasaba en una camioneta frenó de pronto y entró en el estacionamiento. Conocía al hombre porque antes había asistido a nuestra iglesia y al grupo de recuperación, pero había dejado allí una mala impresión, y a mí también. Cuando salí de la tienda, él y su hija adolescente estaban parados al lado de mi camioneta. Mi primer pensamiento fue uno negativo: no tengo tiempo para esto ahora.

Sin embargo, de inmediato escuché al Espíritu de Dios decirme que me mantuviera callado y escuchara lo que el hombre tenía que decir. «Te he estado buscando», me dijo. «Necesito que sepas lo mucho que lamento todo lo que hice. ¿Qué puedo hacer para tener la oportunidad de enmendarlo?». Con lágrimas corriendo por mi rostro, abracé al hombre y le dije que me dirigía a Celebremos la recuperación, y que con gusto me podía acompañar. Él fue aquella noche y llevó con él a su familia. Y desde entonces ha asistido fielmente.

No es fácil dejar a un lado nuestros pensamientos carnales, pero es la única manera de escuchar la voz del Espíritu Santo, de donde fluye la sanidad.

ORACIÓN
Padre, gracias por alcanzar mi alma de modo que pueda dejar a un lado mi carne y formar parte de los milagros que estás haciendo en el corazón de los seres humanos. En el nombre de Jesús. Amén.