Devocional día 47: Manténgase conectado

Mar 23, 2018 | Ocho Decisiones Sanadoras

Estén siempre alegres, oren sin cesar.
1 TESALONICENSES 5.16–17

Me fascinan la tecnología y los aparatos tecnológicos. Mi aparato favorito es mi teléfono porque me permite mantenerme conectado con mi esposa. Podemos enviarnos mensajes de texto, charlar a través de vídeo e intercambiar fotos de nuestros hijos o de cosas curiosas que vemos. Podemos incluso hacer esa cosa rara en la que en realidad hablamos sobre el teléfono.

El punto es que podemos estar en contacto a lo largo del día. Cada uno puede saber cómo está marchando el día del otro, decirnos si nos hace falta algo o verificar si el otro necesita algo de nosotros. Podemos mantener un diálogo continuo.

Esto me recuerda cómo funciona la oración para mí. Solía pensar que la oración tenía que ser formal, que tenía que pensar cada palabra con cuidado antes de decirla, pero ahora todo eso ha cambiado completamente. Ahora la oración para mí es una conversación continua. No hay «amén». No estoy diciendo que no hay un tiempo para la oración formal y concentrada. Lo que quiero decir es que me gusta estar conectado a Dios, igual que lo estoy con mi esposa. Me encanta el poder pronunciar su nombre y sentir su presencia.

ORACIÓN
Padre, gracias por permitirme hablar contigo cuando quiera y dondequiera que estoy. Me encantan nuestras largas conversaciones y saber que estás tan cerca como mi respiración. En el nombre de Jesús. Amén.